Acta de Fundación

En la ciudad de La Paz, a los veintiún días del mes de diciembre de mil novecientos ochenta y ocho años, por los profesionales abogados que se nombran y suscriben, se procede a fundar la ACADEMIA DE CIENCIAS JURÍDICAS.

Los profesionales fundadores coinciden en que la ausencia de investigación y de doctrina jurídica, la falta de inquietud e incentivos para el estudio de las ciencias del Derecho en nuestro país, determinan la imperiosa necesidad de llenar e! vacio que en estos órdenes lesiona a! .sentimiento profesional y atenta contra la evolución y remozamiento del orden jurídico nacional. Una inquietud de investigación, solo se advierte en pequeños grupos de profesionales, cuya labor es preciso acrecentar para contar con equipos de abogados, capaces de responder a los requerimientos del país acorde con la evolución permanente del Derecho.

La crisis jurídica que afecta al Estado Boliviano daña las bases mismas de la nacio-nalidad y origina una preocupante incertidumbre sobre el futuro. Existe conciencia de la gravedad de la crisis jurídica que agobia al país, y se sabe que superarla no es de ninguna manera una tarea de de fácil solución.
Quienes fundan la institución asumen la responsabilidad que en tal empresa les co-rresponde, pues comprenden que es un serio reto y lo aceptan con humildad y al mismo tiem-po con honestidad. Esto mismo les infunde la confianza de que no están solos y que contaron con la invalorable aporte de los colegas que ubicándose en esta posición, se dedican a coadyuvar en el deber que iodos tenemos de hacer el Derecho y de construir la doctrina.

El estudio permanente y la investigación del Derecho, facilitan comprenderlo, reali-zarlo y aun perfeccionarlo, orientándolo al ideal supremo de Justicia.
Solamente el Derecho interpretado y aplicado correctamente, ofrece garantías a la sociedad y a la nación, mientras que su distorsión las anula generando un grave peligro para lodos.

Salir de la pasividad, indiferencia, inocuidad, cuando no desprecio del Derecho, es lo que motiva a la lucha por la superación de la Ciencia Jurídica.

Los abogados no cumplirían el juramento prestado si no protegen estos conceptos superiores.

Es deber de todos y en particular de los abogados, defender la Justicia, rescatándola del escarnio que se hace de ella, porque la injusticia contra uno solo de tos miembros de la sociedad, ofende y atenía contra toda ella.

Con estos fundamentos y con el propósito de cimentar una doctrina nacional en armonía con la realidad boliviana y los Principios Generales del Derecho, que norman y orientan el destino de la República, se inician las actividades de la ACADEMIA DE CIENCIAS JURÍDICAS.

Dr. Julio Alarcón  Ibernegaray  Dr. Miguel Arteaga Aranibar
Dr. Ivan Alemán Menduiña   Dr, Santiago Berrios Caballero
Dr. Mario Cordero Miranda  Dr. Raúl Jiménez Sanjinés
Dr. Walter Kaune Arteaga  Dr. Alberto Antonio Maldonado
Dr. Edgar Ordoñez Calvimontes  Dr. Antonio Rocha Torres
Dr. Rene Torres Valda  Dr. Armando Villafuerte Claros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *